¿te podemos ayudar?

 

La Terapia Ocupacional se basa en fomentar la autonomía y la participación del niño/a en su día a día a través de actividades y juegos diseñados específicamente para mejorar las diferentes habilidades necesarias: motricidad gruesa, motricidad fina, viso-motrices, perceptuales y sociales.

Si has observado en tu hijo algunos de los siguientes signos te recomendamos que consultes con un terapeuta ocupacional.

ÁMBITO ESCOLAR

Dificultades de escritura, tamaño de la letra, espaciado, constancia, …

Evita escribir, colorear, manualidades

Sus trabajos de escritura son poco pulcros

No sujeta bien el lápiz

Le cuesta organizarse para realizar las tareas escolares

Le cuesta usar tijeras, regla, sacapuntas, pegamento, …

Dificultades con juegos que requieren manipulación (juegos de construcción, encajes, ensartar, etc.)

Le cuesta planificar y secuenciar una tarea

Poco autónomo

ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA

Durante las comidas se levanta mucho de la mesa, le cuesta mantenerse sentado

Parece no darse cuenta cuando está sucio

Le cuesta usar los cubiertos, hay que ayudarle o darle la comida

Dificultades para vestirse y desvestirse, tarda mucho, tiende a ponerse la ropa del revés

Muestra dificultades para abrochar botones, cremalleras, lazos de los zapatos

Le molestan determinadas texturas de ropa o tipos de prendas

Se estresa mucho a la hora del baño

Irritable en tareas de higiene como lavarse los dientes, lavarse el pelo, cortar uñas…

Poco autónomo

Le cuesta mantener su escritorio ordenado

PARTICIPACIÓN SOCIAL

Le cuesta hacer amigos y mantenerlos

Le cuesta iniciar y mantener conversaciones

Parece no darse cuenta de lo que sucede a su alrededor

Se frustra e irrita con facilidad

 

Evita fiestas y celebraciones propias de su edad

Dificultades para compartir, respetar turnos, o esperar en la cola

Tiende a hacer payasadas cuando está con otros niños

JUEGO Y OCIO

Dificultades para seguir juegos reglados

Evita jugar con niños de su edad

Le cuesta jugar solo y necesita siempre del adulto

Juegos repetitivos y poco variados

Le cuesta aprender nuevos movimientos, pasos de baile, etc.

Poca participación en deportes, juegos del parque

Equilibrio pobre

Dificultades para aprender a ir en bicicleta

Tiende a no querer trepar en las estructuras del parque

Parece torpe para correr o saltar

Se cae o choca fácilmente

Se cansa con facilidad, parece tener poca resistencia